miércoles, 23 de febrero de 2011

Ismael Medina ¡Presente!


Han pasado ya unos días, es cierto.

No es costumbre de este blog el realizar obituarios. No lo vamos a hacer ahora.

Pero era necesaria, imprescindible esta entrada.

Porque el que firma esta entrada ha perdido algo más que un amigo, un camarada. Ha perdido a alguien que en muchas ocasiones se ha portado como un hermano... y otras como un padre.

Por eso, cuando me llegó el correo de su hijo Luis notificando su muerte, en plena madrugada, mi viejo corazón azul se pobló de nubes de lágrimas.

Y no puedo menos que despedirlo, brazo en alto, y gritando a pleno pulmón

¡Ismael Medina Cruz!

¡Presente!